phonecel (+57) 301 4438663 mail contactenos@tye.com.co
comunikandonos y tye1

La firma Burson-Marsteller, una de las agencias de relaciones públicas más grande del mundo, investigó 213 empresas europeas de 10 sectores industriales.  El estudio estableció cuáles son los contenidos que movilizan a las audiencias, y que impactan además en un 17 por ciento de los resultados financieros. EPM es una de las pocas empresas colombianas que ha estudiado con precisión cuáles son esos contenidos pertinentes entre sus audiencias internas.

Lo publicó el portal La Silla Vacía en Colombia esta semana (noviembre 2010): “Las asociaciones de periodistas del país están en alerta por una investigación que la Alcaldía de Medellín inició contra el periodista Edwin Echeverri quien era comunicador del Sistema Municipal de Prevención de Desastres e hizo un comentario en su página de Facebook. El periodista dijo: "Creen que se justifica gastar 2.000 millones de pesos en 40 minutos de juegos pirotécnicos este lunes 19 de julio, en un acto que no está asociado a ningún acto de conmemoración? Con este dinero se puede construir una estación de bomberos de San Antonio de Prado y sobra dinero para adquirir dos vehículos de emergencia.  Hagan ustedes sus cuentas y miren qué otras cosas son más urgentes para la ciudad que esto". Este comentario le ha costado a Echeverri no sólo el traslado de cargo sino que muchos de sus trabajos ya no se publiquen y además una investigación disciplinaria interna por calumnia, uso de información privilegiada y participación en política”.

La mayoría de los departamentos de comunicación y relaciones públicas construye objetivos de comunicación sin verificar la calidad y pertinencia de los mismos. Hoy haremos un breve repaso a los elementos mínimos que deben distinguir un objetivo de comunicación medible y verificable. 

El 82% de los periodistas de Bogotá tienen al correo electrónico como su canal preferido para recibir información de empresas y fuentes corporativas, por la rapidez y practicidad que representa. Ese dato contrasta con el 26% que prefiere la rueda de prensa y la llamada telefónica, que resulta además molesta para tres de cada 10 periodistas. Los datos están contenidos en una reciente investigación realizada entre 70 periodistas de Bogotá pertenecientes a diferentes medios de comunicación. 

¿Qué riesgos y dificultades presentan las redes sociales? El Estudio Social media governance 2010 que acaba de ser realizado en Alemania muestra, de entrada, un avance importante: el 54% de las empresas alemanas están, de alguna manera, involucradas en las redes sociales. El dato está bastante lejos de países como Colombia y otros más latinoamericanos. Veamos los resultados del estudio, pues de seguro extraeremos de allí reflexiones para el aprendizaje. 

Este es un comentario algo frívolo. Lo reconozco, pero no puedo evitarlo. Veo lo sucedido en el XVI Congreso de Comunicaciones publicitarias celebrado en Cartagena la semana anterior. Es anual. Siempre en Cartagena. Su organización y la manera como se desarrolla, nos muestran la enorme diferencia que existe frente a la importancia que aún se le da a la comunicación por un lado, y a la publicidad y el mercadeo por el otro. Con notable ventaja para los segundos. 

Una toxina es un veneno o sustancia que, incorporada a un ser vivo en pequeñas cantidades, es capaz de producir graves alteraciones funcionales. ¿Es posible intoxicar a una empresa? ¿Es posible que el veneno necesario para esa intoxicación esté siendo dispersado por la comunicación interna, y específicamente por la comunicación interpersonal? ¿Es tóxica esa parte de la comunicación de su empresa y usted aún no lo ha percibido o detectado? Recojo, adopto y adapto algunas ideas desarrolladas por Iñaki Piñuel en su muy interesante libro NEOMANAGEMENT, para que los comunicadores reflexionen sobre uno de los muchos elementos que determina la calidad de la comunicación en su organización. Inicialmente ofrezco dos características relacionadas con la gestión comunicativa con enfoque tóxico.

La respuesta parece ser NO. En diferentes conversaciones que he sostenido en los últimos meses con Gerentes de algunas compañías privadas, y directores o funcionarios de áreas de comunicación de diferentes organizaciones, siempre ha salido a relucir la existencia de una barrera que dificulta la relación entre los dos roles. Una de esas voces gerenciales expresó con total claridad: “si el comunicador me entregara todo el tiempo información útil para que la empresa tome decisiones, seguramente lo tendría a mi lado permanentemente”. Y descubrimos entonces que allí hay un problema crítico: el comunicador promedio no tiene ese nivel de contribución al funcionamiento de la organización. 

Esta figura no es para nada nueva. Se ha afianzado mucho en Europa y en países como España. Representa a quienes se encargan de gestionar y desplegar las estrategias necesarias para que una organización construya, administra y genere valor a través de la comunicación en las redes sociales. Algunos se han atrevido incluso a sugerir que este rol terminará desplazando hacia el futuro al director de comunicación. ¿Será posible? Antes que pensar en ese futuro, creemos importante pensar en las habilidades y competencias que un Community Manager (CM) debe tener para ejercer sus funciones. 

SOBRE TÁCTICA & ESTRATEGIA

Somos una compañía especializada en el sector de la comunicación corporativa que ofrece servicios de medición y evaluación, entregando propuestas de gestión estratégica con gran valor para la comunicación y el objetivo de su negocio.

INFORMACIÓN GENERAL

contactenos@tye.com.co
Calle 25 No 127-220 Cali - Colombia

INSCRIBITE AL BOLETIN

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com

CONÉCTATE CON NOSOTROS:

fb tw in yt vimeo

ALIADO:

Powered by Talkwalker copia2